Degeneración macular

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es una enfermedad degenerativa de la zona mácula (la zona central de la retina), que provoca un deterioro progresivo de las células y del epitelio pigmentario de la retina. Como consecuencia, se produce una pérdida de visión central, con conservación bastante aceptable de la visión periférica.

Existen 2 formas de DMAE:

  • Forma seca: La zona de retina dañada suele ser menor y la pérdida de visión es lenta y progresiva a lo largo de años. Es la forma menos agresiva de la enfermedad.
  • Forma húmeda: Afecta una gran área con formación de nuevos vasos sanguíneos por debajo de la retina que acaban filtrando fluidos y sangre a la mácula. La pérdida de visión es rápida. La atención médica ha de ser precoz para tratar el proceso y que éste ocasione la menor secuela posible.

Síntomas

En la fase inicial la pérdida de visión puede pasar desapercibida, pero a medida que avanza, los pacientes van perdiendo visión central, ven manchas y tienen visión borrosa o distorsionada, lo que origina dificultades para leer, escribir, conducir, coser o realizar otras tareas de precisión. En la fase avanzada aparece una mancha negra en el centro de la visión que nos sigue allá donde miremos. La enfermedad suele empezar en un ojo, aunque acaba afectando a los dos.

Tratamiento

La DMAE húmeda se puede controlar con fármacos intravítreos antiangiogénicos (anti-VEGF) para frenar el crecimiento de los vasos sanguíneos.

Para la DMAE seca no existe aún un tratamiento eficaz, aunque la administración de complejos antioxidantes consigue ralentizar la enfermedad, según han demostrado numerosos estudios.

¿Necesitas información?