Hipermetropía

La hipermetropía es un defecto visual que provoca que las imágenes se enfoquen por detrás de la retina y no sobre ella, y por ello la visión es borrosa, especialmente de cerca.

Se trata de un defecto refractivo por la mayoría hereditario. De hecho, la mayor parte de los niños son hipermétropes al nacer (hipermetropía fisiológica), un defecto que se va corrigiendo a medida que se desarrolla el ojo y que suele desaparecer en la adolescencia. Si llegada esta edad no se ha corregido completamente, es probable que persista de por vida, aunque sin evolución.

La hipermetropía puede ser compensada por el propio ojo (músculo ciliar) sobre todo si no es alta. Con los años se compensa peor y el paciente nota que cada vez afecta más a su visión. Con la edad no aumenta la hipermetropía: aumenta la falta de capacidad para compensarla.

Síntomas

Algunas señales y síntomas de la hipermetropía incluyen tener dificultad con las tareas de ver de cerca, como la lectura, tener la vista cansada, entrecerrar los ojos y tener dolores de cabeza

Tratamiento

Gafas o lentes de contacto son los métodos más comunes para la corrección de los síntomas de la hipermetropía. En otros casos, las personas pueden optar por corregir la hipermetropía con cirugía refractiva. Estos procedimientos quirúrgicos se utilizan para corregir o mejorar la visión mediante la remodelación de la córnea, o la superficie frontal del ojo, ajustando efectivamente la capacidad de enfoque del ojo. Las opciones quirúrgicas son múltiples y dependen de diversos factores: edad, cantidad de hipermetropía, asociación a astigmatismo, etc.

¿Necesitas información?